Y volvemos a iluminarnos


Nosotros, los generosos y ricos de espíritu, estamos junto a la carretera igual que pozos abiertos y
no nos gusta prohibir a nadie que saque agua de nosotros: por desgracia, no sabemos defendernos
cuando querríamos hacerlo, no podemos evitar con nada que se nos haga turbios y oscuros, que la
época en la que vivimos arroje en nosotros «lo más temporal» de ella, que sus pájaros sucios tiren
dentro de nosotros sus desechos, los chicuelos sus bagatelas y los caminantes exhaustos que descansan junto a nosotros sus grandes y pequeñas miserias. Pero haremos como siempre hemos hecho: acogeremos en nuestra profundidad cuanto se nos arroje, pues somos profundos, no olvidamos y volvemos a iluminarnos…

- Nietzsche (La Gaya Ciencia)

Centro Almapsy