El precio de la paz

La Paz cuesta mucho, pero el gasto merece la pena.

Almudena Sosa Guzmán