No hay soledad inexpugnable


No hay soledad inexpugnable. Todos los caminos llevan al  mismo punto; a la comunicación de lo que somos. Y es preciso atravesar la soledad y la aspereza, la incomunicación y el silencio para llegar al recinto mágico en el que podemos danzar torpemente o cantar con  melancolía; mas en esa danza o en esa canción están consumados los más antiguos ritos de la conciencia:

de la conciencia de ser hombres y de creer en un destino común.


 Pablo Neruda

Centro Almapsy