Conocer los límites


Para lograr la libertad interior es necesario conocer con toda objetividad nuestros límites. Algunos ejemplos:
- Nunca lo sabremos todo. Nunca nos conoceremos por completo.
- Nuestro cuerpo envejecerá.
- Nada es nuestro, todo nos es prestado.
- Siempre habrá alguien más fuerte, más inteligente, más bell@ que nosotros.
- Siempre necesitaremos la ayuda de los otros.
- Nunca nos aceptará todo el mundo. Siempre habrá alguien que nos rechazará.
- Seremos olvidados. Pronto o tarde nuestros rasgos personales se esfumarán.
- No sabemos nada. Todo lo que "sabemos" son creencias.
Lo que Sócrates dijo fue: "No sé nada, y ni de eso estoy seguro".

(Alejandro Jodorowsky)

Almudena Sosa Guzmán