Oración del miedo

Rendirse significa abrazarlo todo y a todos, pero es sólo el principio.
La verdadera curación se produce cuando, además de aceptar lo que temías te rindes a la posibilidad  de que pueda ocurrir de nuevo.
Hasta que no consigues lograr esto, sigues teniendo miedo.
Todo aquello que pueda no ser bien recibido en tu vida está destinado a asustarte y a manifestarse en tu mente sin relación alguna con la realidad. Por ejemplo, te aterra la idea de tener un cáncer o de quedarte en la indigencia.
Vives rodeado de un coro de miedos, de sucesos o acontecimientos contra los que quieres estar prevenido y de los que quieres salvarte a toda costa. Ésa es tu cárcel.
Por lo general, estamos condicionados  por nuestros temores porque no estamos preparados para asumirlos. Siempre quieres protegerte a ti mismo.
Debes ejercitarte para asumirlo todo y convivir con tus angustias. Sólo así consigues transformarlas. en caso contrario éstas resuenan en tu interior como una plegaria incesante, hasta volverse verdaderas.

(Sheikh Burhanuddin Herrmann, en su libro "El Camello sobre el tejado")


Almudena Sosa Guzmán