Bahauddin y el caminante (Cuento Sufí)

Bahaudin el-Shah, gran maestro de los derviches Naqshbandi, encontró un día a un compañero en la gran plaza de Bujara. El recién llegado era un kalendar* errante de los Malamati, los "Censurables".
Bahaudin estaba rodeado por sus discípulos.

- "¿De dónde vienes?", le preguntó el viajero, con la expresión sufí habitual.

- "No tengo ni idea", dijo el otro, riendo estúpidamente.
Algunos de los discípulos de Bahaudin murmuraron su desaprobación por esta falta de respeto.
- "¿Adónde vas?", prosiguió Bahaudin.
- "No sé", gritó el derviche.
- "¿Qué es el Bien?"
Para entonces ya se había reunido una gran multitud.
- "No lo sé"
- "¿Qué es el mal?"
- "No tengo ni idea"
- "¿Qué es lo Correcto?"
- "Todo lo que es bueno para mí"
- "¿Qué es lo Equivocado?"
- "Todo lo que es malo para mí"
Las gentes, agotada su paciencia e irritada por este derviche, lo apartaron.
Éste se fue caminando decididamente a grandes pasos en una dirección que no llevaba a ninguna parte, muy lejos.
- "¡Idiotas!" -dijo Bahaudin Naqshband-
- "Este hombre estaba representando el papel de la humanidad. Mientras vosotros le despreciabais, él estaba mostrando deliberadamente la falta de atención que todos vosotros mostráis, de forma inconsciente, todos los días de vuestras vidas".

 (*Los Malāmati se caracterizan con un desdén sistemático hacia las normas sociales, que incluye la tendencia a transgredir las costumbres y convenciones, y con el cultivo de actitudes provocadoras dirigidas a atraer sobre uno mismo el reproche de los otros, con el fin de hacer evidente la hipocresia o el no ver en uno mismo aquello que recrimina)

Almudena Sosa Guzmán