Idea irracional nº 1:

"Es una necesidad para el ser humano adulto el ser amado y aprobado por prácticamente cada persona significativa de la sociedad"

¿POR QUÉ ES IRRACIONAL?
El exigir ser aprobado por todos es una meta inalcanzable. ¡Es IMPOSIBLE!, como que el burro alcance la zanahoria que se coloca ante su vista pero agarrada a sí mismo.
Si se necesita la aprobación siempre se generará una preocupación por el cuánto le aceptarán a uno.
Es imposible ser siempre simpático o agradable cara a los demás.

Aunque se pudiera alcanzar la aprobación de los demás, eso exigirá una enorme cantidad de esfuerzo y energía.
El intentar se aprobado por los demás generaría un servilismo donde se tendría que abandonar las propias necesidades.
La incertidumbre de no conseguir la aprobación de los demás generaría un comportamiento inseguro y molesto perdiéndose con ello el interés de los demás.

CREENCIAS ALTERNATIVAS
La persona no puede erradicar todos sus deseos de aprobación, pero sí puede cuestionarse sus necesidades excesivas de aprobación o amor.

Cada uno tiene hechos, realiza unas actividades y manifiesta comportamientos diversos; unos serán aceptados y otros criticados. A veces, una misma actitud es reconocida por unos y rechazada por otros. Aceptar esto es sanador, porque supone conciliarse con la realidad y no vivir sometido a querer controlar lo incontrolable. Querer ser valorado "por sí mismo", sin ver estas variaciones, supone vivir encarcelado en la imagen que uno supone que es la forma en que va a ser querido y aceptado. Es vivir representado un personaje, una mentira.

El no ser considerado por los demás es algo frustrante pero no horroroso o catastrófico.

Es más sano preguntarse: "¿Qué quiero hacer en el curso de mi relativamente corta vida?, más que ¿Qué creo que les gustaría a los demás que hiciera?

Para conseguir el amor de los demás, una de las mejores formas es darlo.

Almudena Sosa Guzmán