EL trabajo interior sufí

El trabajo interior sufí se asemeja bastante a la tarea de afinación de un instrumento musical, sólo que, en este caso, el instrumento es la propia persona. En efecto, el sufí concibe al ser humano como un instrumento musical que precisa ser afinado, lo cual no es sino otra forma de referirse al tránsito que el ser humano efectúa desde el yo fenoménico, amalgama de reacciones físicas, condicionamientos sociales y aspiraciones subjetivas, al yo esencial. Los sufíes han dado en llamar a dicho tránsito el afinamiento del ego, no en balde se trata de un proceso de sutilización interior.

Los sufíes han descrito dicho afinamiento en siete etapas progresivas caracterizadas cada una de ellas por un mayor grado de refinamiento y sutilidad, intuición y consciencia, amor y gratuidad. Se trata, en suma, de grados de comprensión cada vez más refinadas y profundas, y sucesivamente reemplazados.

Son estas las siete etapas descritas:
1. Yo compulsivo o dominante (ammâra)
2. Yo consciente (lawwâma)
3. Yo inspirado (mulhama)
4. Yo apaciguado (mutma’inna)
5. Yo satisfecho (radiyya)
6. Yo entregado (mardiyya)
7. Yo perfeccionado o afinado (safiyya)

(Fuente: Halil Bárcena)

Unknown