Síndrome de Stendhal: ¿Trastorno o Éxtasis?


Stendhal, famoso autor francés del siglo XIX (pseudónimo de Henri-Marie Beyle), autor de "Rojo y negro" y "La Cartuja de Parma" hizo un viaje a Italia en 1817. Lo que más deseaba era visitar la Basílica de la Santa Cruz en Florencia. Al salir se notó extraño:

- "Había llegado a ese punto de emoción en el que se encuentran las sensaciones celestes dadas por las Bellas Artes y los sentimientos apasionados. Saliendo de Santa Croce, me latía el corazón, la vida estaba agotada en mí, andaba con miedo a caerme".

No se trata de una anécdota aislada. Ha habido muchos casos de gente que ha sufrido vértigos y desvanecimientos mientras visitaba el arte en Florencia, especialmente en la Galleria degli Uffizi desde el principio del siglo XIX en adelante. Fue descrito como un síndrome en 1979, cuando la psiquiatra italiana Graziella Magherini observó y describió más de 100 casos similares entre turistas y visitantes en Florencia, la cuna del Renacimiento, y escribió acerca de él. Hace poco se realizó un estudio en el Palazzo Vecchio de Florencia para medir científicamente las reacciones de los vistantes: se tomaron datos de respiración, presión sanguínea y ritmo cardíaco a un grupo de voluntarios. Todavía no se sabe cuándo se harán públicos los resultados, según cuenta el diario "Daily Telegraph".

El síndrome consiste en un conjunto de síntomas característicos: elevado ritmo cardíaco, vértigo, confusión e incluso alucinaciones que aparecen  cuando el individuo es expuesto a obras de arte, especialmente cuando éstas son particularmente bellas o están expuestas en grandes cantidades en un mismo lugar. 

 El síndrome de Stendhal se ha convertido en un referente de la reacción romántica de personas sensibles ante la comtemplación de la BELLEZA y la exuberancia del goce con el ARTE.

También se conoce este malestar con el nombre alternativo de hiperculturemia o Síndrome de Florencia. Un museo de la ciudad, el Uffizzi, es el que ha registrado mayores casos de mareos y desvanecimientos. El hospital de Santa Maria Nuova afirma atender anualmente decenas de casos de turistas con los síntomas del Síndrome Stendhal. Algunos pacientes han sido ingresados y otros tratados con antidepresivos.

Almudena Sosa Guzmán